Ordenadores en la cocina, la tecnologia se expande en todo el hogar





Con el impulso que esta teniendo la tecnología en todos los campos de la vida, era impensable que la Cocina quedara fuera. Las características estan en el diseño minimalista, la integración con el espacio y la funcionalidad.

En una sociedad que cada vez tiene menos tiempo para pasar en casa, y mucho menos para dedicarle el tiempo que se merece a su alimentación, con preparados platos de complicada elaboración, parece paradójico que ahora sean los fabricantes de ordenadores los que fijan su mirada en la única habitación de la casa (con permiso del lavabo) en la cual seguramente no tenemos un ordenador.

Y es que los ordenadores de sobremesa o portátiles ya llevan tiempo ocupando las habitaciones de estudio y dormitorios de muchas casas, y hace menos tiempo que invadieron los salones con los media centers, pero no ha sido hasta hace poco que se ha notado un interés real por la cocina como siguiente estancia a informatizar.



La rareza de Honeywell

Y es que la cosa viene de lejos. Aunque sea ahora cuando parece que los ordenadores pueden tener su sitio en la cocina, ya en los años 60 la casa de electrodomésticos Honeywell sacó su gama de ordenadores para las amas de casa. En una época en la que la microelectrónica era ciencia ficción, estos mastodontes estaban pensados para introducir y acceder a las recetas de cocina.

Sin embargo, tenían un detalle que no acababa de hacerlos demasiado atractivos: se requería un curso complicadísimo para introducir y leer las recetas… ¡en binario! En una época en la que se hablaba tanto del futuro, Honeywell se lanzó a la piscina y creó un ordenador tan innovador como inútil.



Totalmente integrados

Por suerte, la informática ha avanzado a una velocidad impresionante, y ya disponemos de sistemas especialmente pensados para las cocinas. Los primeros que aparecieron en esta segunda etapa, a finales de los 90, fueron los pequeños ordenadores que se integraban en el mobiliario.

Eran fáciles de limpiar, pero seguían teniendo el problema de la interficie, todavía basada en el teclado y ratón, bastante incómodos en una cocina convencional.



Minimalistas

La miniaturización de los componentes y la popularización de interficies basadas en pantalla táctil ha permitido que se genere una nueva gama de ordenadores que, sin disponer de todas las funciones de un ordenador de sobremesa o portátil, disponen de aplicaciones pensadas específicamente para el entorno de la cocina.

Así, el Yummy, un diseño conceptual basado en una pantalla táctil y webcam pensado para acceder a recetas, datos nutricionales, y realizar el inventario de la nevera y la despensa, todo ello en una carcasa preparada para aguantar dedos sucios, temperaturas altas, y salpicaduras de aceite.



Altas prestaciones

La gama IQ de HP es, actualmente, la apuesta más firme de una compañía por este tipo de ordenadores. Dotados de todo lo que podemos encontrar en un ordenador de sobremesa, pero con todo integrado en una pantalla táctil de grandes dimensiones, se trata del media center para cocina por excelencia.

Incorpora Windows Vista, WiFi, tarjeta sintonizadora de TV analógica y digital, y una interficie pensada para poder acceder a los programas más importantes de manera sencilla con la pantalla táctil.



Bajo coste

Pero si no nos queremos gastar demasiado dinero en este tipo de ordenadores, también hay buenas noticias, dado que después del éxito de su netbook “EEE Pc”, Asus está ultimando el lanzamiento de su “EEE Top”, un ordenador de sobremesa con todo integrado en una pantalla táctil de 15.6 pulgadas.

Se espera que esté en el mercado a principios de 2009 con un precio inferior a los 400 Euros, así que puede ser uno de los principales catalizadores del “boom” de los ordenadores de cocina.

Random Posts

Categorías: Nuevas tecnologias |

Comments are closed at this time.